Skip to main content

Colegio Marista Franco Mexicano

Mobile Menu Toggle
Valores para el éxito, formación para la vida
Deportes » Objetivo

Objetivo

El Espíritu Marista en el Deporte

La escuela Marista promueve actividades deportivas para desarrollar destreza, coordinación corporal, formación de la personalidad, trabajo en equipo, disciplina personal, reconocimiento de las propias limitaciones, aceptación del fracaso y el deseo de superarse.

El deporte les brinda a los alumn@s identidad con la institución y se compromete a apoyarlos y poner todo el entusiasmo para que se puedan desarrollar física y espiritualmente. Practicar deporte ayuda a desarrollar algunos valores como: esfuerzo, constancia, respeto, compañerismo, saber perder y ganar, trabajar en equipo, sencillez y humildad.

Objetivo

Fomentar por medio de la práctica deportiva el trabajo en equipo y el ambiente de la familia Marista. Adquirir la seguridad personal que le permita formar una actitud de respeto y de alegría hacia los demás. Hacer de la práctica deportiva, un hábito de vida. Incrementar las relaciones y la convivencia entre toda la comunidad Marista. Fomentar una cultura de salud mediante la práctica de la educación física y los deportes. Buscar la participación e integración del personal docente y administrativo en las actividades deportivas y recreativas. Fomentar la participación de la comunidad estudiantil en los torneos internos.

Valores Deportivos

Proyectar con gusto los valores Maristas dentro y fuera del terreno de juego. Tales como: Espíritu de familia, trabajo en equipo, honestidad, sentido de pertenencia, integridad, liderazgo, responsabilidad social, constancia y respeto. Tener el firme deseo de brindar el mejor esfuerzo por nuestro colegio franco mexicano. Mantener un buen desempeño académico. Cuidar instalaciones y materiales deportivos. Cumplir con la disciplina y el reglamento de su deporte.

Para la aportación del elemento educativo en el deporte se requiere de una participación de todos; alumnos, entrenadores/educadores, padres de familia y gestores, actuando cada uno sobre aquel ámbito en el que tengamos oportunidades de influir, mejorar y apoyar de manera significativa verdaderos hechos deportivos para lograr valores positivos a quienes lo practican; además de permitir en función de la individualidad del alumno deportista que elija el propio interés deportivo. En la práctica deportiva se busca formar a los alumnos  en valores como los siguientes:

  • Disciplina se adquiere dotando a nuestra persona de carácter, orden y eficacia para estar en condiciones de realizar las actividades que nos piden y poder desempeñarlas lo mejor que se pueda y ser merecedor de confianza, su palabra es sinónimo de garantía y credibilidad ante los demás.
  • Respeto es reconocer en sí y en los demás sus derechos y virtudes con dignidad, dándoles a cada quién su valor. Esta igualdad exige un trato atento y respetuoso hacia todos. El respeto se convierte en una condición de equidad y justicia, para conservar y lograr la convivencia pacífica.
  • Esfuerzo. Alcanzar lo propuesto y buscar soluciones a las dificultades que puedan surgir, es un esfuerzo continuo. Es un valor fundamental en la vida para obtener un resultado concreto; siempre es gratificante iniciar un proyecto, existe una gran ilusión, sueños y esperanzas, comenzarán resistencias y problemas. En esta nueva experiencia conoceremos personas que no nos agradan, o las exigencias podrán ser agotadoras; entonces necesitamos tener la perseverancia bien asimilada para no ser derrotados y tener la satisfacción de haber luchado por llevar a cabo las actividades necesarias para alcanzar lo que nos propusimos. Con la perseverancia se obtiene la fortaleza y esto nos permite no dejarnos llevar por lo fácil y lo cómodo.
  • Responsabilidad. Es cumplir con el deber de asumir las consecuencias de nuestros actos, también es tratar de que todos nuestros actos sean realizados de acuerdo con una noción de justicia y de cumplimiento del deber en todos los sentidos. De la responsabilidad depende la estabilidad de las relaciones personales y es valiosa, porque es difícil de alcanzar.
  • Puntualidad. El valor que se construye por el esfuerzo de estar a tiempo en el lugar adecuado, es la disciplina de estar a tiempo para cumplir nuestras obligaciones: llegar a tiempo al entrenamiento, una reunión de amigos, un trabajo pendiente por entregar. El valor de la puntualidad es necesario para dotar a nuestra personalidad de carácter, orden y eficacia, pues al vivir este valor en plenitud estamos en condiciones de realizar más actividades, desempeñar mejor nuestro trabajo, ser merecedores de confianza. La falta de puntualidad habla por sí misma, de ahí se deduce con facilidad la escasa o nula organización de nuestro tiempo, de planeación en nuestras actividades, y por supuesto de una agenda.
  • El entrenador promoverá en sus equipos realizar una oración breve y porra antes del inicio de sus partidos o competencias como una forma de motivar a los alumnos a jugar teniendo presente “El Juego Limpio” y de respeto al oponente, crear un ambiente positivo de coraje para jugar por el equipo y el colegio.